Opinión: Por qué tenemos que dejar de calificar nuestras emociones en “positivas” o “negativas”

Opinión: Por qué tenemos que dejar de calificar nuestras emociones en “positivas” o “negativas”

➡️ El pasado 10 de julio, se publicó en el diario La Tercera, un muy buen artículo sobre cómo clasificar las emociones como positivas o negativas y, por lo tanto, hacer esfuerzos por suprimir las emociones desagradables, puede generarnos efectos negativos en nuestra salud.⁣⁣

➡️ Es importante que tomemos conciencia de que todas las emociones, tanto las placenteras (alegría, amor, esperanza, por ejemplo) como las aflictivas (rabia, tristeza, frustración, vergüenza, por ejemplo) cumplen una función en nuestras vidas. ⁣

➡️ Pensemos en la tristeza…esta es una emoción que puede llegar a ser tremendamente desagradable, por lo que hacemos continuos esfuerzos para reprimirla y no sentirla. Sin embargo, la tristeza puede llegar a cumplir con varios objetivos: nos hace reflexionar sobre aquello que valoramos o que nos importa, nos impulsa al autocuidado, llevándonos a centrar la atención en nosotros mismos, y nos motiva a buscar apoyo social.⁣

➡️ La clave, entonces, más que intentar no sentir las emociones aflictivas, es desarrollar nuestra autoconciencia y ser capaces de mirar a la emoción y preguntarle: “¿Qué me vienes a mostrar?”, “¿Qué puedo aprender de ti?”.⁣

➡️ Nos daremos cuenta de que el aceptar todas las emociones que se nos presentan, sin juzgarlas como buenas ni malas, darnos el espacio para sentirlas y luego analizarlas para obtener aprendizajes, resulta ser una vía mucho más sana y efectiva para “superar” esas emociones aflictivas y recuperar nuestro bienestar que “guardarlas bajo la alfombra”. ⁣

Deja una respuesta